Daños por condensación intersticial en naves industriales y áreas de trabajo

Tips y Noticias

Compartir Artículo:

Evitar alta humedad en superficies con ayuda de desecante industrial

Normalmente la sensación de un buen confort térmico en naves industriales y zonas de labor importantes, significa que existen aceptables condiciones atmosféricas en ese interior, con un buen control de humedad y temperatura. Sin embargo, en estos lugares, muchas veces se da una anomalía en el comportamiento térmico de los cerramientos que se hallan en muros y pisos, muchas veces debido a los materiales con los que están hechos. En ese sentido, se crean condensaciones que no se pueden ver o sentir así simplemente, y por esa razón, las estructuras podrían estar en riesgo, con un daño y corrosión sistemática.

Además del inherente deterioro estructural debido a la humedad intersticial, lo más esencial es mantener la salud de los colaboradores en buen estado. Tratar de evitar esta situación, por la eventual proliferación de hongos y bacterias, de dicha saturación atmosférica. Para mantener una buena estructura en estos casos, el uso de deshumidificadores industriales, así como una óptima ventilación, es de suma importancia. Asimismo, hay que considerar otros elementos muy higroscópicos en esas estructuras, como la madera, hormigón y hasta el mismo cemento.

Algunas formas de saber si un cerramiento de edificio o nave industrial está alterado, o corre riesgo de una modificación, es sabiendo si la temperatura ambiental ha disminuido súbitamente, generando dichas condensaciones intersticiales. O también podría pasar que ha aumentado el vapor de agua o puntos de rocío en muros y techos metálicos o de concreto, así como en ventanas y domos.

En temporadas de frío en invierno, que empiezan en diciembre o incluso antes, y terminan en marzo, es cuando más aparece este tipo de condensación o vaporización, cuando en interiores de viviendas o grandes edificios, se suele acumular alta saturación, incluso más que en exteriores.

Cuando existe tan radical diferenciación entre humedades interiores y exteriores, lo normal es que el vapor de adentro, se disipe hacia afuera de las estructuras, pasando a través de las mismas, con ayuda de ondas de temperaturas inferiores. Esto se maximizará, dependiendo de los materiales de los cerramientos aisladores, cuyas presiones incidirán junto al vapor, afectando los materiales contactados.

Controlando la temperatura

Indudablemente esto hay que tratar de evitarlo, con un control de temperatura, asegurándonos siempre de que en las partes de los cerramientos o aislantes, haya una temperatura mayor que la de la saturación atmosférica. O también, otra alternativa es bajar la humedad relativa que está en la nave industrial o complejo de oficinas, controlando la temperatura para que no se susciten presiones o puntos de rocío desmesurados; de esta forma, el aislamiento térmico estará garantizado. En ese sentido, el uso de deshumidificadores o desecantes industriales, que además tengan sensores o sean automatizables, será lo mejor para mantener las condiciones microclimáticas en buen estado.

Asimismo, cuando apenas está la fase de edificación, o se piensa en remodelar un almacén o nave, pues sería conveniente enfatizar mucho el tema de los materiales higroscópicos, que sean capaces de un adecuado absorbimiento de las eventuales saturaciones atmosféricas, ya sea en tiempo de calor o de frío.

Si se comienza a notar que en los techos altos de la nave industrial o almacén, existe algún indicio de humedad o hasta corrosión, significa que la ventilación o climatización no está funcionando adecuadamente, por lo que es trascendental checar los sistemas de aire acondicionado, ventiladores o extractores. Igualmente, encontrando los puntos correctos para empotrar mecanismos desecantes industriales, o por lo menos, emplear deshumidificadores portátiles de gran capacidad.

Aunado a eso, es importante checar los cerramientos y aislantes, porque pudiera ser que se necesite un reemplazo en ese tipo de materiales. Por otro lado, en los techos exteriores de almacenes o complejo de oficinas, se podría estar aglomerando humedad importante, llegando a debilitar dichas superficies; en ese caso, se tendría que volver a impermeabilizar. Añadir vinilo o pintura plástica, es de gran ayuda para crear barreras anti-condensación.

También hay que observar que las entradas y salidas de aire puro natural, o las mismas rejillas de ventilación mecánica, no estén obstruidas por suciedad, porque eso es impedimento para la circulación de aire, que ayuda a evitar la condensación intersticial; además de que no será salubre para los trabajadores.

Tags: , , , ,

Artículos Relacionados

Menú