Uso de equipos deshumidificadores en la industria cervecera

Tips y Noticias

Compartir Artículo:

industria-cervecera

Anteriormente en este blog hemos hablado de la importancia del control de los niveles de humedad en casa habitación, un factor clave para mantener las condiciones adecuadas para la salud de humanos y animales y para la conservación de estructuras y mobiliario. En esta ocasión compartiremos información sobre el control de humedad en el entorno específico de la producción cervecera, para el cual el uso de equipos deshumidificadores resulta indispensable para la regulación de la cantidad de humedad contenida en el aire. El control de humedad en este entorno tiene como finalidad favorecer los procesos de trabajo y reducir los riesgos de pérdidas de materia prima a causa de humedad excesiva o de niveles por debajo del rango recomendado.

                En el entorno de producción cervecera el control de los factores ambientales es fundamental para el éxito de los procesos. Entre las condiciones ambientales a controlar, como la temperatura e iluminación, la humedad, que si bien está relacionado con los anteriores, es el más importante debido a los riesgos que implica para la producción. Durante los procesos de producción de cerveza se hace uso continuo de agua, y si no se tiene un correcto manejo de este recurso los niveles de humedad pueden estropear el producto, ya sea durante el proceso de producción o bien, en su fase de almacenamiento. Tal y como ocurre con otros entornos, en la producción cervecera los altos niveles de humedad favorecen el desarrollo de microorganismos que causan daños importantes, no únicamente en las estructuras del edificio donde se realice la actividad, sino también en la materia prima y el producto como tal.

                Una de las etapas del proceso de producción de cerveza es la fermentación y para que este ocurra conforme lo esperado es necesario que el líquido se almacene durante varas semanas en cubas. La temperatura en las cubas debe ser baja, llegando a los 2°C y si fuera posible mantener el espacio cerrado herméticamente todo el tiempo hasta que finalice el proceso realmente no se producirían problemas de humedad. Sin embargo, es necesario inspeccionar continuamente las cubas, y para ello el encargado debe tener acceso al interior del almacén, lo que conlleva forzosamente a la circulación de aire del exterior al interior. El aire de los dos espacios tiene una temperatura distinta y esta diferencia genera una condensación de agua en las superficies como cubas, muros, pasillos y conductos, los que genera un incremento del nivel de humedad, de modo que se crean las condiciones ideales para el desarrollo de bacterias y moho y por tanto, la pérdida de la producción si la cerveza se contamina por la presencia de estos agentes. Este puede ser un gran problema considerando los volúmenes de cerveza que se producen en cada ciclo y a pesar de que la mejor medida para combatir la condensación en el almacén es controlando sus condiciones ambientales, por ejemplo, mediante el uso de equipos deshumidificadores, lo más común es que se adopten otras medidas que lejos de solucionar el problema pueden volverlo más grave. Tal es el caso del uso de vapor para limpiar los almacenes, bajo el entendimiento de que con el vapor se pueden eliminar los microorganismos, sin embargo por la diferencia de temperatura entre el vapor y las cubas, conductos, muros y pasillos, únicamente incrementa la humedad en el espacio y se favorece la condensación de agua sobre las superficies.

                Los equipos deshumidificadores, como ya explicamos en publicaciones anteriores en este blog, se encargan de reducir la concentración de vapor de agua en el aire para regular el nivel de temperatura en un espacio determinado. Existen diferentes tipos de equipos diseñados especialmente para la deshumidificación pero específicamente en la industria cervecera, debido a que la humedad es ocasionada por el fenómeno de condensación, los de rotor desecante son los más recomendados. La instalación de un deshumidificador de rotor desecante contribuye a eliminar la condensación en las cubas y por tanto, detener el desarrollo de hongos, bacterias y otros microorganismos que representan un riesgo sanitario en este entorno de producción.

                Cabe mencionar que la humedad, además de afectar la industria en la elaboración del producto y su almacenaje previo a la distribución, tiene efectos negativos sobre la materia prima empleada. Como es sabido, en la preparación de la cerveza se utilizan semillas de diferentes tipos, azúcares, lúpulo, aditivos y más materiales orgánicos que por su naturaleza son susceptibles a degradarse con el paso del tiempo. La degradación es inevitable, sin embargo, bajo ciertas condiciones el proceso se acelera, por ejemplo, si se exponen a condiciones de alta humedad. De la materia empleada para la producción de cerveza, la malta en polvo y sus extractos son los que sufren más daños por la humedad y debido a su importancia para activar la levadura que hace posible la fermentación, para sustituir el azúcar y para mejorar la retención de espuma, se debe tener extremo cuidado con su manejo y almacenamiento. En general, la materia prima utilizada en el entorno cervecero tiene propiedades higroscópicas, es decir, por naturaleza atrae y absorbe el agua y es más susceptible a echarse a perder por un exceso de humedad en el ambiente. La humedad provoca que la materia prima se apelmace e incrementa los riesgos de contaminación por el desarrollo de mogo, hongos y bacterias. Para reducir los riesgos propios de mal control ambiental además de mantener la materia prima en recipientes bien sellados, el almacén debe mantenerse fresco y seco así como emplear equipos especiales para el control de humedad. Finalmente, en el proceso de transporte de la cerveza el uso de deshumidificador también está recomendado ya que contribuye a mejorar el flujo del líquido para evitar que se pegue a los conductos, reduciendo así los riesgos que pueden derivar en paros en la producción y las probabilidades de que en procesos automatizados la dosificación de producto no se realice correctamente.

                Como puedes ver, el control de humedad es fundamental en todos los procesos relacionados con la producción de cerveza para reducir los riesgos de pérdida de producto, ya sea materia prima o la cerveza terminada, así como daños en las instalaciones. Para ello el uso de deshumidificadores es esencial y en H2OTEK contamos con los equipos de rotor desecante adecuados para este tipo de aplicación. Para conocer a detalle las características de los productos que ponemos a tu alcance contáctanos, para nosotros será un placer atenderte.

Artículos Relacionados

No se han encontrado resultados.
Menú