Ventilación natural, deshumidificadores y extractores, la combinación ideal para acabar con la humedad

Tips y Noticias

Compartir Artículo:

humedadd

Especialmente en épocas de lluvia, la humedad en el hogar puede llegar a ser un gran problema y no sólo para la construcción, muebles y equipo electrónico; cuando se presenta el exceso de agua en zonas no adecuadas, no ventiladas o donde se acumula en forma de charcos, comienza a aparecer hongos, bacterias o virus, que dañan las superficies y la calidad del aire.

En algunos lugares, el problema puede resolverse con una ventilación adecuada, pero el uso de deshumidificadores puede ser de gran ayuda, como en aquellas zonas donde las lluvias son constantes y el clima es frío, por lo que no nos sentimos a gusto con las ventanas abiertas y la exposición a corrientes de aire, el mismo caso se presenta cuando tenemos a algún enfermo en casa y no podemos mantenerlo expuesto a la corriente de aire ni a la humedad. Por ello un sistema adecuado de ventilación puede ser de gran ayuda para solucionar la aparición de la molesta humedad y evitar problemas de salud y estructurales en el hogar y áreas de trabajo, que deriven en situaciones graves más adelante.

Para luchar con todo contra uno de los peores enemigos de una construcción y de la salud de sus habitantes, debemos conocer algunos datos sobre la humedad, que nos ayudarán a combatirla mejor.

La humedad es agua almacenada en forma gaseosa, se encuentra presente en el aire, que retiene una gran parte de vapor de agua dependiendo de la temperatura. El aire caliente contiene más vapor de agua que el aire frío; cuando el aire ya no absorbe más agua se dice que está saturado y este fenómeno depende de la temperatura.

Si bajamos la temperatura, la saturación de aire se reduce y surgen los fenómenos de condensación que transforman el vapor en agua líquida y aparecen gotas de agua en las superficies; por eso es común que en tiempos de frío nuestras ventanas aparezcan llenas agua en las mañanas.

La presencia de vapor de agua es un fenómeno natural y que es benéfico para las personas, especialmente por las noches, ya que permite que las mucosas del cuerpo se mantengan hidratadas y que ciertos procesos biológicos se lleven a cabo; el metabolismo basal genera entre tres y cinco litros de vapor de agua diariamente, y esta producción es mayor si realizamos actividades que provocan la aparición del sudor, como el deporte.

Las plantas de sombra que se mantienen al interior de los hogares y las mascotas también son generadores de grandes cantidades de vapor de agua que absorbe el agua.

Un grado adecuado de humedad es normal y benéfico para las personas, especialmente si la temperatura es adecuada y proporciona confort, por ello es importante mantener la casa ventilada y con espacios amplios para que circule el aire y se mantenga una buena temperatura ambiente.

Sin embargo, cuando la temperatura es alta y el aire alcanza niveles altos de saturación, ya no tiene la capacidad de absorber el exceso de vapor de agua, por lo que se provocan condensaciones, que conllevan a la proliferación de microorganismos, hongos y bacterias, que además de provocar mal olor, causan daños estructurales y de salud.

La formación de hongos filamentosos o micelares, conocidos como moho, son colonias visibles, que manchan las paredes, esas manchas de humedad en paredes o ropa en realidad son hongos (similares a la pelusa que se forma en los alimentos), que se producen en entornos con exceso de humedad y generan reacciones alérgicas en las personas que aspiran las esporas que producen los hongos.

La ventilación natural es una buena forma de secar la humedad, especialmente cuando además de aire podemos dejar que entre el sol a las habitaciones; el aire seco y limpio proveniente del exterior puede secar las habitaciones y la estructura de la construcción, por lo que se recomienda abrir puertas y ventanas, especialmente por las mañanas, para secar la acumulación de vapor de la noche; además, se recomienda abrir cajones y puertas de armarios o clósets para que la ropa también se ventile y evitemos la humedad almacenada en estos lugares.

Sin embargo, a veces la ubicación de las habitaciones no es de gran ayuda, o el paso de aire es inadecuado, por lo que se recomienda utilizar deshumidificadores, que son dispositivos mecánicos que capturan el vapor de agua en el ambiente y lo condensan al interior, para eliminarse posteriormente; existen detectores de humedad y programadores automáticos, que pueden complementar la acción del deshumidificador para acabar con los problemas de exceso de humedad.

En zonas donde se acumula la humedad en el aire, como en los baños o en las cocinas, la ventilación mecánica es la mejor opción; esta consiste en instalar extractores mecánicos en las zonas donde se acumula la humedad, estos extractores incluso se utilizan a nivel industrial en los lugres donde se produce la evaporación de agua debido a las actividades y procesos realizados.

Los equipos de extracción provocan la entrada de aire limpio y seco, generándolo de forma artificial, por lo que pueden hacer circular el aire por las zonas donde se acumula la humedad para arrastrarla hacia el exterior.

Acabar con la humedad es tarea de técnicos y expertos en ventilación y climatización, como H2OTEK, donde contamos con sistemas integrales, deshumidificadores, extractores, sistemas de aire acondicionado y otras para resolver los problemas de humedad y condensaciones, tanto en el hogar como en los negocios e industrias.

Llámanos hoy mismo y conoce las soluciones que tenemos para ti.

 

Artículos Relacionados

No se han encontrado resultados.
Menú