Conservación de alimentos con desecación a través de deshumidificadores

Tips y Noticias

Compartir Artículo:

conservacion-de-alimentos-con-deshumidificador-2

Los métodos de deshidratación son antiquísimos, cuando las civilizaciones antiguas trataban de conservar sus alimentos, sobre todo en épocas de escasez, cuando afrontaban hambrunas, y mucho menos cuando no había refrigeración en regiones templadas. Esos métodos ahora mismo son necesarios, y representa una industria de millones de dólares alrededor del mundo. La desecación se da con métodos naturales y a través de mecanismos, como el del desecante industrial, cada vez más utilizado en toda industria, por la ventaja de procesos que acarrea, y la maximización de ganancias de dinero.

Beneficios de la deshidratación de alimentos por medio de desecantes industriales y otros procesos

  • Por lo regular, para la conservación de alimentos, se requieren de procesos de almacenado especiales, con instalaciones específicas; todo ello implica mucho gasto. Precisamente una ventaja palpable de la desecación, es que no se requerirían espacios especiales para su almacenamiento, tan solo con almacenado sencillo.
  • No habrá desperdicios al menos derivados del proceso de secado, siempre y cuando se haga de manera adecuada. Por lo tanto, los alimentos procesados aumentarán su vida consumible, evitando mermas costosas.
  • Con un adecuado proceso de secado con deshumidificadores industriales o procesos naturales, el alimento no perderá proteínas o carbohidratos. Esto también implica una reducción de volumen y peso, por lo que optimización de almacenado será aún mejor, al igual que su posterior distribución de producto por cualquier medio de transporte.
  • Se agrega un valor extra al producto, además de poder ser empleado para combinarse con otros alimentos desecados o las mismas especias, y así, servir de base para otros productos alimenticios de la industria o incluso en gastronomía.
  • Son un producto altamente vendible, debido a su gran practicidad para el consumidor, que busca cada vez más alimentos nutritivos que sean sencillos y rápidos de preparar y consumir, ahorrando energía y tiempo.

Ahora, también pueden ocurrir errores en el proceso de la deshidratación por medio de desecantes industriales o métodos naturales, sobre todo cuando la operación no se haga de la mejor forma. En ese sentido, hay algunos puntos que se necesitan saber para contrarrestar esos inconvenientes de la mejor manera.

  • Alimentos encogidos. Es necesario cuidar la intensidad con la que se deshidrate un determinado producto, ya que si este se encoge demasiado, entonces perderá la capacidad para rehidratarse. Hay que encontrar el equilibrio entre secado rápido y lento.
  • Pérdida de componentes que dan sabor y aroma. Un inconveniente común que puede ser solventado al secar rápidamente el comestible (no confundir secar con deshidratar).
  • Contaminación por hongos u otros microorganismos. Es fundamental mantener una atmosfera adecuada para el proceso de secado, ya sea mediante deshumidificadores industriales u otros métodos. Es necesario acelerar el proceso de secamiento para no dar pie al desarrollo de microbios.
  • Cambios estéticos que podrían resultar desagradables para el consumidor. El buen tratamiento que se le debe dar al alimento es fundamental, cuidando cada aspecto de la operación y el ambiente mismo, de lo contrario, se formarán colores nada vistosos y peor aún, la incidencia de las malas reacciones, generarán pérdida de nutrientes e incluso se darán aromas y sabores desagradables.
  • Es verdad que en la mayoría de los casos, la velocidad del secado en los alimentos es esencial, ya sea por desecantes industriales o procesos naturales. Sin embargo, un exceso en la velocidad de secado, podría acarrear problemas de solutos y costras, las cuales son capaces de postrarse en la superficie del consumible e impedir el secamiento.
  • Hay riesgo de infestación de huevecillos de polillas de hongos en el producto previo a su deshidratación o desecación. Cuando el alimento se deshidrata, estos huevecillos podrían no eliminarse, y así cuando se almacenen después de la operación, entonces se desarrollarán esos insectos, degradando así, la calidad. Por ello, el mejor consejo es que se implemente un tratamiento con azufre en polvo.

Para que haya una cercana emulación de un alimento seco o deshidratado con respecto a uno fresco, es fundamental que el tratamiento sea lo más cuidadoso posible, así se perderá el mínimo de valor nutricional y propiedades organolépticas.

Tags: , , ,

Artículos Relacionados

Menú