¿Un sistema HVAC puede reemplazar a los deshumidificadores en la farmacéutica?

Tips y Noticias

Compartir Artículo:

farmaceutica

La industria farmacéutica está entre los sectores que más deben controlar los factores ambientales, debido a los riesgos implícitos en las deficiencias o excesos. Uno de esos, que está demostrado que causa daños serios, es la humedad relativa. Muchos piensan que puede mantenerse constante y evitar los picos con un sistema HVAC. En realidad, no es buena idea por varias razones. La mejor opción es implementar deshumidificadores industriales, como los que ponemos a su disposición.

¿Cuáles son los riesgos de la alta humedad en la industria farmacéutica?

Sepan que varias materias primas usadas en la industria farmacéutica, como líquidos, granulados o polvos, presentan una misma característica: reaccionan fácilmente ante las variaciones en la temperatura y humedad ambiental. Si ocurre una fluctuación en los niveles de humedad, aunque sean muy pequeña, pueden dañar seriamente lotes completos de medicamentos o materiales antes de ser procesados.

Con lo dicho se entenderá por qué la humedad es uno de los mayores peligros en el sector. Afortunadamente, puede mantenerse bajo control con los deshumidificadores, que también pueden controlar el moho y los gérmenes en entornos laborales. En caso de omitirse este aspecto importante y de forma precisa, se afectará la composición de los ingredientes activos, debido a variaciones en su masa que se relacionan con la humedad.

Un ejemplo son aquellos ingredientes en polvo. Si la humedad no se controla con deshumidificadores (que no deben confundirse con el humidificador industrial) estos se aglutinan o pegan y no podrán usarse para fabricar medicamentos con la calidad y eficacia necesarias.  También pueden ocurrir daños en los productos farmacéuticos durante su embalaje, almacenamiento y transporte.

Además de los problemas mencionados, pueden ocurrir los siguientes:

  • Las tabletas se comprimirán de forma inadecuada, lo que causaría que se rompan con facilidad.
  • Los productos pueden pegarse entre sí.
  • La efectividad de los medicamentos antibióticos resultaría alterada.
  • Los recubrimientos, como tintas, se imprimirán de forma inadecuada en la superficie de los productos.

A esta serie de problemas cabe agregar los daños a la infraestructura usada para manufacturar los medicamentos, debido a las cargas electrostáticas que se producen en entornos con alta resequedad o por el atascamiento en alguno de sus componentes por la alta humedad. A ello se debe la importancia de combinar un deshumidificador con un humidificador ultrasónico o de otro tipo.

¿Los sistemas HVAC son una solución para los problemas de humedad relativa?

Los métodos para procesar los productos en el sector farmacéutico necesitan estrictos controles de humedad y temperatura ambiental, además se necesitan equipos que puedan soportar por amplios y constantes lapsos operativos. Para garantizarlos, muchos utilizan los sistemas HVAC convencionales. Ciertamente, tienen un impacto notable en la temperatura, pero con baja influencia en los niveles de humedad relativa es mínima en términos de durabilidad, eficiencia y eficacia.

Los sistemas HVAC convencionales se diseñan para que los entornos laborales sean más confortables para el personal que debe mantenerse constantemente en las zonas críticas de producción. Las condiciones en la que las personas sentimos confort oscilan entre los 18 y 23 °C y, en el caso de los niveles de humedad relativa, estos deben estar entre el 40 y 60%. Su ineficacia se revela al observar que la producción de medicamentos requiere de niveles más estrictos, que usualmente están entre ±1 °C y ±2%.

A ello se debe la importancia de contar con los deshumidificadores que controlan de manera precisa la humedad relativa, ya sea en los laboratorios de diseño de nuevos medicamentos, almacenes o plantas de producción, además se diseñan para operar de forma prolongada.

Los deshumidificadores industriales son equipos que filtran el aire de un entorno para eliminar la humedad excesiva en él. Para llevar a cabo tal función, integran una bomba de calor que produce una zona caliente y fría. En esta última zona, se usa para condensar la humedad y facilitar su eliminación en el aire. Por otra parte, la caliente devuelve el aire hacia los exteriores y con una temperatura correcta.

El proceso de deshumidificación es más fácil de comprender si se conocen, aunque brevemente, todos sus componentes. Lo primero que hacen los deshumidificadores es absorber una corriente de aire y pasarla por la zona fría, que es el evaporador. En esta la humedad se condensa para caer en el depósito. Posteriormente el aire pasa a la zona caliente o condensador, donde la temperatura se recupera y se expulsa hacia afuera del sistema.

Existen varios tipos de deshumidificadores, los más utilizados son los desecantes, debido a que son ligeros, pero de alta potencia y no integran compresores. Su nombre se debe a que el aire pasa por un material desecante, que absorbe la humedad.

Si desea uno de estos deshumidificadores industriales, contacten a los expertos de H2O TEK. Contamos con varios modelos, por ejemplo, el EBAC DD200, que es ideal para almacenes y laboratorios del sector. Para más información o una cotización, marquen a la línea 800 9 H2O TEK (800 9426 835) o llenen con sus datos nuestro formulario.

Tags: , , ,

Artículos Relacionados

Menú